Metálicas Llorente fabricante de maquinaria agricola y otros componentes industriales

Fabricante de maquinaria agricola para los campos españoles desde principios del siglo pasado. Hemos intentado siempre avanzar y adaptarnos a la demanda cambiante. Tenemos como objetivo la calidad y el servicio, y así ha sido siempre reconocido por nuestros clientes, los cuales han demostrado por el alto grado de fidelidad hacia nuestra maquinaria agrícola.

Nuestros productos están muy bien introducidos y aceptados en el mercado español.

La actividad principal esta enfocada en el diseño, fabricación y venta de un gran rango de maquinaria agrícola.

El capítulo más importante de nuestra fabricación son los Rodillos Agrícolas y los Carros de Cosechadora

En ambos casos somos una de las empresas con más antigüedad y experiencia dentro del mercado nacional.

Toda nuestra maquinaria tiene las homologaciones para circular y trabajar dentro de la UE y en otros mercados internacionales.

Partimos de la demanda del mercado y en algunos casos de la idea del cliente

A partir de la idea inicial nuestro equipo de diseño de producto elabora los planos que, una vez aprobados, nos llevan a la fabricación del prototipo.
Una vez fabricado el prototipo se le somete a las pruebas más duras. Esta fase dura al menos un año o dos campañas. A lo largo de este periodo de pruebas, hacemos un seguimiento exhaustivo lo cual nos permite corregir los defectos ocasionales que pueden surgir.
Cuando el prototipo ha superado la prueba, lo sometemos a un cuestionario de evaluación que nos indica la validez del proyecto.
Pasada la evaluación comenzamos los trabajos de planificación del trabajo y patentado, si procede, de los sistemas para comenzar la producción.

El gerente y todo el equipo altamente cualificado estamos abiertos a cualquier proposición de diseño, desarrollo, fabricación, patente y venta de cualquier nueva idea.

No dude en contactar con nosotros para ampliar información, para cualquier sugerencia o idea.

HISTORIA

• Así Empezó

El siglo pasado estaba en sus comienzos cuando el joven Julio Llorente montó un pequeño taller en Sasamón para la construcción de carros tirados por animales para el transporte de los productos del campo.
Los comienzos fueron duros. El trabajo continuado permitía elaborar artesanalmente cada pieza de madera o hierro que se montaba y así se conformaba cada carro hasta que quedaba terminado.
Pronto los hijos llegaron en la ayuda y llegó la ampliación.

Cuando el primer hijo, Santiago Llorente, cumplió los 14 años le envió a un taller de construcción de máquinas de beldar en Cantalejo. Allí aprendió nuevas técnicas. Por lo que su posterior incorporación al negocio familiar permitió acometer trabajos más especializados.
No obstante, Santiago tenía otras inquietudes que frenadas por la inmovilidad de su padre le llevaron a emprender la actividad en solitario.

Era el año 1.952 cuando Llorente se constituye como el principio de nuestra empresa.

La aventura se inició en una pequeña cochera. Santiago Llorente con la ayuda de su esposa comienzan la construcción de un carro para mulas de características avanzadas.
La satisfacción de su primer cliente fue tal que pronto empezaron a solicitar sus servicios los labradores de la zona que rápidamente apreciaron las mejoras introducidas en sus carros.
Tan sólo dos años después de la apertura del taller, llegó la primera ampliación y traslado a unas nuevas instalaciones más grandes.

Después de cinco años construyendo carros comienza una nueva experiencia fabricando el primer remolque para mulas, con ruedas de goma y estructura totalmente de madera. Fue un avance sin precedentes. Contrató a su primer aprendiz…. era el año 1.957.
Hasta 1.966 la industria se fue ampliando todos los años con la adquisición y derribo de solares o casas contiguas. En 1.966 construye la primera fábrica, de 900 metros cuadrados, dedicada exclusivamente a construcción de remolques.

Fuera ya del núcleo urbano de Sasamón en 1.979, se inaugura la nueva planta de 2.000 metros cuadrados. Los elementos fabricados se amplían, se encuentran nuevos mercados nacionales, la plantilla se multiplica y la fabricación comienza a ser más especializada.

Con Santiago la Marca Llorente es sinónimo de Remolque. Son bien conocidos prácticamente todas las provincias de España.

Llega 1.990 y D. Santiago Llorente alcanza su jubilación. La empresa pasa a manos de su hijo Julio Llorente. Con unas bases sólidas las perspectivas de futuro están bien asentadas.

• Presente

Se crea Metálicas Llorente, S.A. que recoge la experiencia y trayectoria de la empresa de corte familiar que desde 1952 venía funcionando.
La actividad de la empresa ha evolucionado de tal manera que hoy se realizan diversidad de productos dentro del mercado de la maquinaria agrícola y de la industria.
Contamos con un equipo altamente cualificado en el diseño e ingeniería de desarrollo de productos nuevos.

Estamos centrados en la fabricación de elementos nuevos que diseñamos y desarrollamos según las indicaciones de nuestros clientes. Buscamos la perfección de cada una de las máquinas que fabricamos. Es por ello que contamos con diversas patentes entre las que destaca el montaje de un sistema de transporte para sembradoras.
La calidad de todos nuestros productos es reconocida por nuestros clientes, y desde el principio ha sido la base sobre la que se ha movido la empresa.
Con Julio la Marca Llorente es sinónimo de Rodillo Agrícola. Nuestros rulos son reconocidos en todo el ámbito nacional.

• Futuro

En los últimos años somos la empresa que más rodillos agrícolas matricula en España (según datos del ROMA 2.012+2.013+2.014+2.015+2.016+2.017). En los próximos años conseguiremos aumentar aún más la cuota de mercado y seguiremos siendo el fabricante de maquinaria agricola de referencia en el campo